Someternos a la voluntad de Dios

Nuestro deleite debe ser adorar al Creador de los cielos y de la tierra. Y no solo por eso. Sino también porque es nuestro creador. Sin Él y su voluntad nuestra vida no existe. No seríamos nada ni recuerdo hubiera de nuestras vidas. ¿Porqué nos empeñamos en revelarnos contra Dios? ¿Porqué pensamos si quiera en intentar decidir lo que nos parece bien o mal? Nuestra vida con Dios es suficiente. El conoce cada una de nuestra necesidades, cada una de la palabras que vamos a decir. Dios nos creo y merece nuestra gloria. No hay nada más que agregar. Como hijos de Dios debemos estar complacidos con eso y aceptar su reprensión (proverbios 1.23).

Cuando escuchamos el consejo de Dios y nos sometemos a su voluntad podemos estar confiados en que es buena, agradable y perfecta. No tenemos que ayudarle a Dios para lograr lo que ya el tiene dispuesto hacer en nuestras vidas. Al contrario debemos aprovechar el camino.

Yo lo comparo así:

Imagina que un día vas de viaje a otro país. Es un país hermoso donde te han recomendado visitar muchos lugares. Tienes un plan de viaje y ya sabes que lugares vas a visitar. Tienes todo planeado en una semana podrás visitar la mayoría de los lugares recomendados. En tu primer día, te montas al auto tres para tu primer recorrido. Te sientas. Cuando el tren empieza a andar te das cuenta que ese no era el que tenías que tomar y la próxima parada estaba a unos cien kilómetros. Según parece perdiste el viaje, pero en el camino te das cuenta de algo. Empiezas a ver cosas increíbles en el paisaje, firmamentos que nunca antes habías visto lugares, inimaginables los cuales habías planeado visitar, por eso estabas ahí en ese país. Cuando bajas del tren revisas tus planes, ahí te das cuenta de que esos firmamentos preciosos no estaban en tus lugares a visitar no sabías que existían no te los habían recomendado. Así mismo es nuestra voluntad comparada a la voluntad de Dios. El es nuestro creador y todo lo que el nos permita disfrutar y conocer es bueno, es agradable y es perfecto. Aunque al principio no nos parezca bien, durante el camino vamos a poder disfrutar de lo que Dios esta haciendo en nuestras vidas.

Aprendamos a someternos a la voluntad de Dios y no ser arrogantes poniendo la nuestra primero.

About the Author Jonathan

Ayudo a emprendedores con poco conocimiento en diseño e Internet a crear la marca online de sus negocios para que puedan tener clientes en todo el mundo. Ofreciéndoles videos, guías y cursos sobre todo lo relacionado con el mercadeo en Internet. En mi blog aprenderás sobre: Redes Sociales, Diseño de Imágenes y Wordpress para tu negocio. ¿Listo para crear tu marca personal online?

follow me on: